Archivo de la etiqueta: cocina sana

Carrilladas con cidra y miel

La cidra está en la lista de los probióticos importantes, como todos los alimentos o bebidas fermentadas.

Hoy la usaremos para una receta sencilla, sabrosa y saludable.

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 carrilladas de cerdo
  • 1 botella de cidra brut
  • 1 cucharada de miel
  • 1 cebolla, 2 dientes de ajo, tomillo, 1 hoja de laurel
  • 4 zanahorias
  • La parte verde de un puerro
  • Sal y pimienta
  • 1 vaso de agua

Pasos:

La víspera, poner las carrilladas en adobo de cidra. Para esta receta, la olla a presión es lo más recomendado, para reducir así el tiempo de cocción y por consecuencia el gasto de energía.

Calentar un chorrito de aceite y un cucharada de mantequilla y echar las carrilladas para que tomen color de todos los lados. Añadir la cebolla y el verde de puerro cortados fino. Rehogar y dejar pochar unos minutos, salpimentar. Añadir las zanahorias cortadas en rodajas, la miel y mezclar todo.

Añadir la cidra, el tomillo, los dientes de ajo, el laurel y el agua.

Cerrar la olla a presión y dejar cocer 40 minutos a fuego lento.

Sacar las carrilladas y servirlas bien calientes.

Consejo: se pueden añadir unas verduras más, como nabo, calabaza, judías verdes o patatas.

Podéis encontrar de nuevo la receta en video, en mi canal YouTube y si de paso le podéis dar a la tecla “suscribirse” me ayudaré bastante. Gracias

“Gigantes” en salsa de tomate, como en Grecia

En Grecia hace mucha calor en verano, quizás más que en España, dependiendo de las regiones.

Los griegos consumen legumbres y no dejan de hacerlo en verano, ya que hay que seguir trabajando y se necesita energía, más todavía que en invierno.

Una de las recetas que me encantan allí es “los gigantes en salsa de tomate y albahaca fría”.

Son nada más ni menos que unas alubias garrafon como los tenemos aquí y se comen en frío con esta salsa rica. Una propuesta muy sana y sencilla para luchar contra los calores que nos anuncian para estos días de finales de junio…

Ingredientes para 4 personas:

  • medio kilo de alubias garrafon
  • 1 kg de tomates frescos o una lata de tomate triturado si no tienes tiempo de hacer la salsa casera
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 cebolla grande
  • 5 dientes de ajo, laurel, tomillo, sal, pimienta blanca, albahaca

Preparación:

Dejar los garrafones en remojo una noche en agua.

Una vez rehidratados, escurrirlos y cocerlos en agua como lo hace para cualquier guiso, con cebolla, pimienta, ajo, laurel y tomillo.

Mientras se cuecen, preparar la salsa de tomate fresca: rehogar la cebolla, echarle los tomates partidos, añadir ajo, laurel, tomillo, sal, pimienta y el vino blanco. Dejar cocer 1 hora a fuego lento.

Triturar la salsa, muy fina y dejarla enfriar. Picar muy fina la albahaca e incorporarla a la salsa fría (la albahaca pierde su sabor cuando se cuece)

Añadir un buen chorro de aceite de oliva extra virgen.

Escurrir las alubias garrafon y dejarlos enfriar antes de echarlos en la salsa.

Servir muy frío para acompañar una carne mechada, algún que otro pastel de carne o fiambre.

 

 

 

Ensalada de espinacas

Ingredientes para 4 personas

  • 1 kilo de brotes de espinacas, 100 g de laminas de queso de oveja curado (o de un buen parmesano)
  • 8 rodajas de pan tostado, 4 huevos
  • 1 diente de ajo, aceite de oliva, zumo de limón, sal y pimienta

Preparación

Lavar cuidadosamente las espinacas (con un poco de vinagre en el agua de lavado) y dejarlos escurrir un buen rato para que se seque lo más posible.

Cocer los huevos en agua durante 8 minutos a partir de que el agua rompa a hervir.

Una vez pasado el tiempo de cocción, sacarlos y echarlos enseguida en agua con cubitos de hielo. Dejarlos 5 min para poder pelarlos.

Frotar las rodajas de pan tostado con ajo. Preparar la salsa mezclando el aceite y el zumo de limón. Salpimentar abundantemente. Poner la salsa en los brotes de espinacas y remover para repartir la salsa lo mejor posible.

Repartir las espinacas en los 4 platos, disponer las tostadas de pan cortadas en trozos alrededor de los brotes y poner los huevos pelados encima de cada plato. Terminar repartiendo las laminas de queso.